Le presentamos a nuestra letrada británica Amy Cotter

  • martes 14 julio 2015 | Marketing team

Mi nombre es Amy Cotter, soy una ciudadana británica que actualmente vive en los Países Bajos. No es mi primera experiencia viviendo fuera de mi país de origen, después de vivir en diferentes ciudades del Reino Unido, también viví en Francia y España.

Me licencié en Derecho por la Facultad de Hull, en la Universidad Metropolitana de Leeds, y estudié durante un año en la Universidad de Pierre Mendès de Grenoble, Francia.

Durante mis estudios de Derecho, fui la ganadora de un certamen dentro de la asignatura de Derecho Mercantil que tenía como finalidad evaluar las habilidades prácticas y la consciencia comercial de los concursantes.

Siempre he trabajado en el ámbito comercial. Elegí la especialidad de Derecho Procesal Civil, porque siempre quise ayudar a las empresas encontrando soluciones prácticas y comerciales en los conflictos que surjan entre ellas, usando para ello mi conocimiento de la ley.

Tras graduarme en Derecho en el año 2010, trabajé durante dos años como asesor jurídico, posteriormente realicé dos años de práctica jurídica obligatoria para mi colegiación como abogado dentro de un bufete de abogados en Gran Bretaña. En el año 2014, pude colegiarme como abogada de Inglaterra y Gales.

Decidí trabajar para Bierens porque quería seguir desarrollando mi carrera en un entorno internacional. Me siento totalmente identificada con la filosofía de Bierens: lograr justicia para el acreedor, ya que siempre intento esforzarme al máximo con el fin de conseguir el mejor resultado para mis clientes.

En Bierens abogados, me ocupo de los casos de recuperación de cantidad relacionados con empresas del Reino Unido y otros países anglohablantes en los que rige el Derecho anglosajón. También presto asesoría jurídica en cuestiones de Derecho mercantil. Mi enfoque en los casos de recuperación de impagos es comercial, siempre trato de llegar a un acuerdo favorable para mis clientes sin que haya necesidad de iniciar medidas judiciales. Sin embargo, cuando es necesario y si el caso requiere un enfoque más riguroso, no dudo en adoptar medidas contundentes contra los deudores.

El inglés es mi lengua materna, pero hablo también francés, un poco de español y actualmente estoy aprendiendo neerlandés.

Deje su comentario