Recobro de impagados en Bélgica

Si comercializa sus productos o servicios en Bélgica debe tener en cuenta que en este país se hablan diferentes idiomas. En Bélgica pueden recuperarse judicialmente sus impagados, pero los procedimientos pueden ser formales y de larga duración. Nuestros abogados belgas disponen de los medios adecuados para convencer a su deudor belga para que pague. La sección belga de Bierens desde nuestra oficina de Amberes recuperará con firmeza sus créditos Impagados.

Consejos si un cliente belga no paga:

  • Envíe inmediatamente un requerimiento de pago a su cliente tan pronto se sobrepase la fecha de vencimiento;
  • Indique específicamente en su carta los días que otorga como plazo para el pago;
  • Los plazos de pago en Bélgica son en habitualmente de 14 días;
  • Redacte la carta de requerimiento en un tono amistoso;
  • Dé la impresión a su deudor de que está convencido que el impago ha sido causado por un error y no ha sido intencionado.

Recobro de impagados en Bélgica

Recobro de impagados en Bélgica

  • Nuestros abogados belgas conocen la legislación local

Nuestros abogados belgas están especializados y tienen amplia experiencia en el trámite de recobros de impagados, conocen el Derecho belga y el sistema judicial local. Además, conocen a la perfección la cultura y las costumbres comerciales del país. Si se lo requiere uno de nuestros abogados, será más fácil recuperar el pago de las facturas que su deudor belga no ha abonado.

  • Recobro en francés, holandés y alemán

En Bélgica se habla más de un idioma. Nuestros abogados pueden comunicarse con Ud. en su idioma materno y dirigirse a su deudor en belga en francés, holandés o alemán dependiendo del idioma que éste hable. La barrera del idioma no representa una excusa para no realizar el pago de las facturas pendientes.

Suba su caso de recobro aquí

  • Recobro a la medida

Todo recobro empresarial requiere un trato a la medida. Por esta razón, no trabajamos con procesos estandarizados. Todo caso es considerado como único y se aconseja en cada caso la solución más oportuna.

  • Consejo honesto

Le asesoraremos honestamente sobre las posibilidades de éxito de su impagado. Nuestra prioridad es poner el interés de su empresa en primer lugar. Siempre buscamos encontrar la mejor estrategia y solución para cada caso, poniendo en práctica los valores fundamentales de nuestra empresa: integridad y justicia.

El proceso de recobro en Bélgica

El proceso de recobro de impagados en Bélgica puede dividirse en dos fases. En la fase de recobro amistosa o prejudicial se recupera el impago sin necesidad de acudir a los tribunales. En la fase judicial, se reclamará el pago de la deuda iniciando un procedimiento judicial ante los tribunales competentes. Bierens Abogados con abogados locales en su equipo puede tramitar ambas fases. Ahora bien, en la práctica, la mayoría de los casos de impagados en Bélgica se solucionan en la fase amistosa sin que tengan que intervenir los tribunales.

1. Recobro en fase amistosa.

Nuestro punto de partida en el inicio de un recobro es siempre comenzar una fase amistosa evitando en principio el inicio de medidas judiciales ya que estas pueden conllevar mayores gastos. Nos ponemos en contacto con su cliente belga requiriéndole que abone sus facturas. En esta fase podemos seguir los siguientes pasos:

  • Requerimientos de pago por escrito y por teléfono: Enviamos a su deudor requerimientos por escrito y tomamos contacto telefónico con él requiriéndole que realice el pago de la cantidad debida más intereses de demora y gastos de recobro en un plazo límite de varios días;
  • Plan de pagos: Si es necesario se acuerdan planes de pagos con el deudor;
  • Anuncio de medidas judiciales: A menudo, solo el anuncio del inicio de medidas judiciales por escrito firmado por un abogado, conlleva a que el deudor pague la deuda sin dilación.
  • Embargo preventivo: En ciertos casos podrá solicitarse el embargo preventivo de los bienes de su deudor. Para ello, no siempre se necesita acudir a los tribunales si existe un acta notarial que pruebe la existencia de la deuda o existe una factura no impugnada de un tercero contra el deudor; ahora bien, para solicitar el embargo, deben cumplirse estrictos requisitos. El deudor no es notificado con anterioridad de este embargo, pero puede oponerse iniciando un procedimiento ante los tribunales.
  • Investigación de solvencia: Su abogado puede realizar un estudio de solvencia del deudor utilizando los servicios de un procurador que realiza las funciones de un agente judicial en Bélgica. Este agente judicial visitará el domicilio del deudor para comprobar la situación actual del moroso. Se examinará el inventario in situ. De esta manera, podemos obtener información  actual sobre la solvencia del deudor. Una vez recibido el informe del agente judicial podremos aconsejarle los  posibles pasos judiciales a seguir.

2. Fase Judicial

Si el deudor se niega a pagar su deuda en la fase amistosa, podemos – siempre tras haberlo consultado con Ud.- iniciar medidas judiciales contra su deudor. En todo momento se le informará con antelación de los posibles costes de estas medidas y solamente se iniciarán una vez recibido su consentimiento. En Bélgica, existen diferentes procedimientos que pueden iniciarse para reclamar judicialmente el pago de su crédito. A continuación, encuentra un resumen de los procedimientos más importantes:

  • Procedimiento declarativo (“Bodemprocedure”): Nuestros abogados pueden interponer demanda ordinaria ante los juzgados contra su deudor. El deudor puede contestar a esta demanda si no está de acuerdo con lo requerido. El Juez belga, a petición de las partes, fijará los plazos para que las partes puedan contestar los argumentos del contrario por escrito. En la práctica, una vez interpuesta la demanda habitualmente la parte contraria, el deudor, no presenta contestación y el Juez dicta sentencia.
  • Procedimiento monitorio europeo: Cuando la deuda nace de una relación comercial entre acreedores y deudores que estén establecidos en distintos países miembros de la Unión Europea (con excepción de Dinamarca) y la deuda no está discutida, puede iniciarse un proceso monitorio europeo. Si el juez de su país es competente, este juez podrá resolver sobre la cuestión presentada. El abogado que tramite su expediente puede determinar si este procedimiento es el indicado en su caso y si puede interponerse en su país o en el país del deudor. En el procedimiento monitorio europeo se utilizan formularios que deben dirigirse al tribunal competente. Una vez estudiado tal formulario, el tribunal emite una orden de pago europeo. El deudor tendrá, tras la notificación de la orden, un plazo de 30 días para oponerse si no está de acuerdo con ella.  Sin no hay oposición, el juzgado expedirá un título ejecutivo que será inmediatamente ejecutable en el país de la Unión Europea donde el deudor esté establecido. El procedimiento monitorio europeo está destinado para tramitar créditos no impugnados y se caracteriza por su rapidez y bajos costes.